Por José Carlos Díez

Partner de LUA

@josecdiez

LinkedIn: josé-carlos-díez

Cuando fue rescatado el Silicon Valley Bank ya advertí que el problema era la elevada deuda mundial que había crecido significativamente desde 2007. El rescate de Credit Suisse confirmó la crisis sistémica. El banco suizo tiene un tamaño similar al de Lehman Brothers en 2008. La diferencia es que el Gobierno de EEUU dejó quebrar Lehman y el Gobierno suizo, con buen criterio, ha decidido rescatar Credit Suisse con dinero público. 

No obstante, el rescate de Credit Suisse ha sido una verdadera chapuza

Lo hicieron un domingo publicando un decreto en el que permiten la compra por parte de UBS sin que se apruebe en su Junta de Accionistas. Además impiden que la Junta pueda revocar la compra. En el país con la democracia más participativa del planeta, la decisión ha generado un fuerte controversia social y política. 

Otra chapuza fue liquidar los 17.000 millones de bonos subordinados, denominados en el mercado CoCos, y rescatar a los accionistas con 3.000 millones de euros de dinero de los contribuyentes suizos. 

Los CoCos en Suiza permiten la liquidación del 100% pero sólo cuando los accionistas hubieran perdido el 100%. Al rescatar a los accionistas los bonistas irán a los tribunales y es altamente probable que ganen la demanda. 

Otra chapuza fue liquidar los 17.000 millones de bonos subordinados, denominados en el mercado CoCos, y rescatar a los accionistas con 3.000 millones de euros de dinero de los contribuyentes suizos. 

En el gráfico anterior se ve el efecto de la chapuza. El índice de Bloomberg de CoCos de todos los bancos europeos subió del 8% al 15%. Sorprendentemente los precios de las acciones comenzaron la semana al alza.

Pero tras la decisión de la Fed y del Banco de Inglaterra de subir tipos los precios se han desplomado.

En el gráfico posterior se observa que el mercado ha dejado de creer en los discursos de los bancos centrales y los tipos de interés interbancarios y de la deuda pública han bajado con fuerza anticipando el fin del ciclo de subidas de tipos e incluso empiezan a descontar que los bancos centrales se vean forzados a bajar.

El BCE subió los tipos en julio de 2008 en medio de la peor recesión desde la segunda guerra mundial y tres meses antes de la peor crisis financiera desde 1929. Ahora el error lo han cometido además del BCE, la Fed y el Banco de Inglaterra.

Como era lógico, los bancos pidieron asegurar todos los depósitos y eso es muy difícil de explicar a los ciudadanos, especialmente a una buena parte del partido de Joe Biden.

El Gobierno de EEUU tampoco está ayudando. Por las prisas decidieron asegurar todos los depósitos del Silicon Valley bank, incluyendo el de monedas cripto y private equity. Como era lógico, los bancos pidieron asegurar todos los depósitos y eso es muy difícil de explicar a los ciudadanos, especialmente a una buena parte del partido de Joe Biden. Yanet Yellen lleva toda la semana mandando mensajes contradictorios y eso genera aún más incertidumbre.

Este viernes, Deutsche Bank llegó a caer un 14% en bolsa, cerró un 8,5% abajo y acumula un 30% en el último mes

Estamos hablando de un banco que tiene pasivos por 1,5 billones de dólares, el triple de Credit Suisse y el equivalente al PIB de España. Ese banco está supervisado por el BCE y Lagarde salió diciendo que todos tranquilos. El problema es que hace 10 días dijo que no veían problemas y que por eso subían los tipos de interés nada menos que 50 puntos básicos. 

En EEUU Yellen organizó una reunión con líderes de los bancos a puerta cerrada y sin desvelar asistentes, ni agenda. Hay mucha tensión en el mercado de titulizaciones comerciales de oficinas, principalmente, hoteles y centros comerciales.

Desde la pandemia la gran evasión y el teletrabajo ha vaciado las oficinas y sus precios han caído con fuerza. La mitad de los créditos comerciales titulizados estaban a tipos variables.

La Fed ha multiplicado los tipos por cinco veces y en créditos muy apalancados el pago de intereses supera los ingresos del activo y empieza el lío. El 80% de los créditos inmobiliarios comerciales los han dado bancos pequeños regionales. 

El incendio va a más y se espera otro fin de semana de dolores. El fuego aún no ha llegado a  los mercados de liquidez a corto plazo y a las deudas públicas de países periféricos europeos y emergentes.

Los bomberos aún pueden controlar el incendio pero deberían dejar de combatir al miedo y empezar a combatir de una vez el fuego. 

Aunque lo consigan buena parte del sistema financiero ha quedado arrasada y no volverá a fluir el crédito en esos mercados durante un tiempo indeterminado.

Para LUAfund esta crisis es una oportunidad

Nuestras empresas tienen poca deuda y usan nuestro dinero para financiar sus inversiones, sin prisa y al 0% de tipos de interés.

La rentabilidad en nuestro fondo se obtiene con su crecimiento y cuando vendamos nuestras acciones dentro de unos 5 años. Empresas con alto potencial de crecimiento pero altamente endeudadas verán en nuestro fondo una opción más estable y menos arriesgada y accederemos a oportunidades con la burbuja anterior no eran posibles. 

Es un capitalismo aburrido, menos glamuroso pero más eficaz para conseguir empresas resilientes que son las que crean empleo estable y en el caso de LUAfund con elevada productividad para que paguen buenos salarios.  

Lo mejor está por llegar...

Lo mejor está por llegar...

 

Y lo tendrás en tu e-mail. Opinión, análisis, artículos, tendencias, noticias e invitaciones a eventos exclusivos. Apúntate y, Make it happen!

¡Genial! Suscripción hecha ;-)