Por José Carlos Díez

Partner de LUA

@josecdiez

LinkedIn: josé-carlos-díez

El Fondo de Garantía de Depósitos de EEUU acaba de intervenir a Silicon Valley Bank.  Era el banco referente del ecosistema tecnológico en California y Boston y es la segunda mayor quiebra de una entidad de depósitos de la historia tras Washington Mutual en 2008. La tercera si incluimos a Lehman Brothers, que era un banco de inversión sin depósitos.  

Sabemos poco de las causas pero parece que son principalmente el fuerte crecimiento del crédito y la excesiva concentración en el sector tecnológico.

La hipótesis de inestabilidad financiera de Hyman Minsky se vuelve a cumplir. Para evitar una grave crisis tras el pinchazo de la burbuja tecnológica en el año 2000, la Reserva Federal bajó los tipos del 6,5% al 1%. La deuda pasó a las hipotecas y se formó la burbuja inmobiliaria. Tras el pinchazo de la burbuja en 2007, la Fed bajó los tipos del 5,25% al 0% y compró deuda masivamente, especialmente durante la pandemia de 2020 y 2021, lo que provocó la burbuja tecnológica. 

Los tipos cero y extrema accesibilidad al crédito infló artificialmente la valoración de las empresas de tecnología y eso soportaba ratios de endeudamiento elevados.

La subida de tipos de la Fed cortó el flujo de crédito a ese sector, bajó las valoraciones y activó la restricción de crédito. Las empresas altamente endeudas y en pérdidas no han podido devolver la deuda y esa ha debido ser la principal causa de la quiebra.

A eso hay que añadir que una parte de sus depósitos eran de las grandes empresas tecnológicas y el capital riesgo y la corrida ha sido fulminante. 

 

Sabemos poco de las causas de la intervención de Silicon Valley Bank, pero parece que son principalmente el fuerte crecimiento del crédito y la excesiva concentración en el sector tecnológico.

El problema, como nos enseñó Minsky, es que la deuda empresarial en EEUU es el doble que en 2007

Esta diapositiva va incluida en los cuadernos que hemos elaborado en LUAfund para presentar nuestros fondos a inversores desde 2017. Recuerdo perfectamente la mañana que la hicimos. Era un día de agosto en Mojácar. Veníamos de Miami de una feria tecnológica y vine preocupado con lo que vi.

Recuerdo que nos contaron el modus operandi de WeWork. Era una empresa hiperagresiva en el inmobiliario inflando el precio de los alquileres de oficinas en el centro de las ciudades de medio mundo. En Miami se iba a quedar con un activo con una rentabilidad esperada del 4% y emitía bonos en el mercado para financiarse al 8%. Desde la partida doble de Luca Paccioli en el siglo XV, el capitalismo exige que la rentabilidad del activo sea mayor de la del pasivo. Si pagas más por la deuda que lo que genera el activo, quiebras. Le financiaba Softbank que ha sido el mayor causante de la burbuja tecnológica. 

SVB es un banco muy particular y su modelo no es replicable en la mayoría de bancos americanos que no tienen tanta concentración en ese sector y tienen una base de depósitos más diversificada.

El problema, como nos enseñó Minsky, es que la deuda empresarial en EEUU es el doble que en 2007. Durante 15 años los bancos centrales han tenido los tipos próximos al 0% y las empresas y familias han asumido eso como lo normal.

La inflación de 2021 ha provocado una nueva normalidad con tipos aún bajos en términos históricos pero por encima del 0%. Y todo apunta que los tipos seguirán altos durante un periodo prolongado hasta que las expectativas de inflación vuelvan al objetivo de estabilidad de precios. 

La quiebra de SVB ha formado un huracán. ¿De qué intensidad y cuál será su trayectoria? Nadie lo sabe. Por eso la Fed debería ser prudente y tomarse un descanso en su ciclo de subidas de tipos.

En EEUU el empleo y el PIB crecen, y el dilema de la Fed será entre estabilidad de precios versus estabilidad financiera. Los economistas tenemos escaso conocimiento sobre el fenómeno financiero y las crisis financieras son impredecibles, como los huracanes.

Pero la información que me llega este fin de semana desde Wall Street y la City de Londres es que la quiebra de SVB ha formado un huracán. ¿De qué intensidad y cuál será su trayectoria? Nadie lo sabe. Por eso la Fed debería ser prudente y tomarse un descanso en su ciclo de subidas de tipos.

ostra forma de invertir es posible

En Europa apenas ha habido burbuja tecnológica y hay menos riesgo de contagio

Pero la deuda de las empresas sobre PIB es mayor que la de 2007 y que la de EEUU y el PIB ya está estancado. El BCE por prudencia debería parar ya, no subir tipos este jueves y esperar y ver. 

Para LUAfund esta crisis es una oportunidad

Las empresas que ya tenemos en el radar generan flujos de caja y sobrevivirán con créditos convencionales sin verse afectadas por el pinchazo de la burbuja.

Los problemas de liquidez y, en muchos casos de solvencia, en los private equity y venture capital, especialmente americanos o ingleses, que invirtieron en España tendrán que vender activos y lo harán a precios muy atractivos para comprar con una visión de largo plazo, como hacemos en LUAfund. 

Pero sólo compraremos empresas con alto potencial de crecimiento, con un empresario innovador y modelos financieros que generan flujos de caja positivos.

Como enseña Ray Dalio, en el mundo de las inversiones hay que ser fiel a tus principios y esto es un principio fundacional de LUAfund. Las empresas con flujos de caja negativo van a sufrir y los inversores que las compraron tendrán pérdidas. El capitalismo sigue la evolución natural de Darwin. LUAfund es resiliente y saldrá reforzada de esta crisis.  

    

Lo mejor está por llegar...

Lo mejor está por llegar...

 

Y lo tendrás en tu e-mail. Opinión, análisis, artículos, tendencias, noticias e invitaciones a eventos exclusivos. Apúntate y, Make it happen!

¡Genial! Suscripción hecha ;-)