Andrés Pedreño Muñoz

Por Andrés Pedreño Muñoz

Presidente y fundador de 1Millionbot (empresa de inteligencia artificial)

@andres_pedreno

LinkedIn: /andres-pedreno/

Hace unos 20 años en Europa se producía la crisis de las “puntocom”. Las grandes empresas del IBEX y Telefónica con Terra a la cabeza sepultaban miles de millones de euros. Internet quedó, especialmente en Europa y en España, con la etiqueta de “burbuja financiera” donde apenas unos pocos “salvaron los muebles”. Mientras, en los garajes de Palo Alto y San Francisco, al margen de las grandes corporaciones,  algunos jóvenes construían los gigantes tecnológicos que hoy dominan el mundo: Google, Apple, Facebook…  Europa no identificó ni el potencial de las tecnologías “2.0”, ni cómo construir ecosistemas que permitieran escalar a nuestras empresas digitales (y el impacto económico de la inteligencia artificial en las empresas es indiscutible). 

El futuro de la Inteligencia Artificial en empresas de Europa

Ahora estamos a las puertas de un proceso parecido. Muchos expertos han alertado que la Inteligencia Artificial (IA) es la “nueva electricidad”. Una tecnología de “utilidad general” que impactará en todos los sectores y será determinante de la competitividad de las empresas y del crecimiento del PIB de todos los países. 

La administración Obama fue la primera en plasmar una gran apuesta en torno a la Inteligencia Artificial en empresas. China llegó más lejos con su famoso informe en el que explícitamente declaró su muy ambiciosa estrategia para alcanzar con la Inteligencia Artificial la hegemonía mundial a nivel económico y militar (una explicación más detallada puede verse en el libro de Moreno, L. y Pedreño. A (2020): Europa frente a EE.UU. y China. Prevenir el declive en la era de la Inteligencia Artificial).

La Inteligencia Artificial podría llegar a explicar hasta el 50% del crecimiento del PIB de la mayor parte de los países desarrollados

Actualmente, los gigantes tecnológicos norteamericanos lideran la investigación y la compra de empresas relevantes para afianzar su liderazgo mundial a través de la IA. 

Accenture (fuente gráfico posterior) estimó en 2016 que la Inteligencia Artificial podría llegar a explicar hasta el 50% del crecimiento del PIB de la mayor parte de los países desarrollados.

Inteligencia Artificial en Europa: ¿por qué no nos estamos posicionando correctamente teniendo en cuenta su impacto económico?

En Europa, al margen de declaraciones grandilocuentes en torno a la ética de los algoritmos y normativas fuertemente restrictivas para los datos, no parece que administraciones e inversores se estén posicionando correctamente en una innovación tecnológica crucial para el futuro de nuestras economías y de los grandes retos de la humanidad. ¿Cuáles son las razones? Vamos a  intentar resumirlas

a) No hay desarrollo de Inteligencia Artificial sin datos y las restricciones sobre las privacidad están impidiendo su desarrollo en Europa.

El control y trazabilidad de los contagios del COVID es un buen ejemplo. China y la mayor parte de los países de Asia han demostrado su capacidad digital para gestionar un problema complejo mientras que Europa y la USA de Trump ha asimilado un golpe durísimo en términos humanos y sociales. Estos últimos sobre todo derivados de un impacto económico en el que todavía están por identificar con claridad la relevancia de sus consecuencias reales.

Fuente gráfico: elmundo.es

b) En Europa no abundan las empresas relacionadas con la IA y las existentes están en un entorno que no es el más ventajoso

En Europa carecemos de ecosistemas potentes equiparables a los de Silicon Valley, Shechen, Bangalore o incluso tan efectivos como otros de países pequeños como Israel (Tel Aviv). Incluso con el Brexit, hemos perdido a la economía donde el desarrollo de la IA era más potente. 

c) Nuestras empresas tecnológicas no escalan

El mercado digital europeo está fragmentado en países con barreras lingüísticas y legales que articulan políticas y regulaciones diferentes y que hacen difícil aprovechar la escala del mercado de la UE.

 d) Apenas hay I+D privada

Una gran parte del I+D público es aprovechado por nuestras startups y empresas tecnológicas, siendo corporaciones estadounidenses, chinas y de otros países las que aprovechan los resultados de la investigación básica europea.

Quizás el caso más flagrante sea el propio Internet, acunado en el CERN y hoy desarrollado empresarialmente en Estados Unidos y China.

e) La política de atracción de talento, retención y desarrollo es poco ambiciosa.

Tenemos un fuerte déficit de recursos STEM. El deterioro de la empleabilidad universitaria es cada vez es mayor.

No estamos construyendo una “Europa de emprendedores”, más bien la Europa de los funcionarios con la pretensión de “regular el mundo”. El denominado “Efecto Bruselas” fagocita el emprendimiento y la escalabilidad de nuestras startups.

El futuro de la inteligencia artificial en Europa ¿se debe invertir en ella?

Efectivamente, invertir en Europa en Inteligencia Artificial no es fácil. Europa no está en las quinielas como “caballo ganador” en ninguna carrera relevante relacionada con la IA. Sin embargo, esto no significa que no haya magníficas oportunidades de inversión.  

El Reino Unido tiene, con mucho, el ecosistema de Inteligencia Artificial en empresas más sólido, seguido de Alemania, Francia y España.

Pero en nuestro país se dan algunas potencialidades con el mayor interés inversor, a través de algunas empresas y sectores que tienen el mayor recorrido. Analicémoslos. 

1. Inteligencia Artificial, Procesamiento de Lenguaje Natural (PLN) y la industria del idioma español.

El español es la segunda lengua del mundo por el número de hablantes nativos. A la extensísima área geográfica hay que unir que su diversidad y complejidad es inmensa.

La Inteligencia Artificial (IA) y el PLN está llamada a revolucionar la productividad de todos nuestros servicios. Hablamos de la atención a clientes de empresas privadas y a los ciudadanos en servicios públicos las 24 horas y los 365 días al año.

Los asistentes virtuales están revolucionando ya la gestión de la educación y la sanidad, los servicios bancarios, el comercio online, los call center… 

España tiene tres de las siete empresas europeas homologadas por Google para desarrollar su asistente virtual en hogares y móvil. Una de ellas ha ganado concursos internacionales de Naciones Unidas en temas de asistencia COVID y salud: 1millionbot.com

2. Inteligencia Artificial y Big Data – Salud y medicina personalizada.

España es una potencia mundial en la donación de órganos humanos. Si se lograra que los pacientes tuvieran la potestad de donar sus datos, el sector de la salud en España se beneficiaría de los avances de Inteligencia Artificial en reconocimiento de imágenes, hábitos o patrones de comportamiento específicos de la población española y la prevención de enfermedades.

En general la IA, la medicina personalizada, los wearables y la generación de big data para la prevención le dan un gran posicionamiento a cualquier país que desarrolle startups en este sector.

Sin financiación y colaboración de la inversión público-privada se corre el riesgo de una dependencia tecnológica que no recoja las peculiaridades específicas derivadas de hábitos de vida y patologías existentes en nuestro países.

La experiencia COVID debería servir de ejemplo y es de esperar desarrollos muy relevantes en este sector.  

3. Comercio online, data personalización e Inteligencia Artificial

La capitalización de mercado de Amazon superó este verano los 1,55 billones de dólares (1,34 billones de euros),  es decir, más que todo el PIB de España en un año.

Mientras Amazon emplea cada vez más IA, data y personalización en su expansión del comercio online, nuestras empresas más emblemáticas como El Corte Inglés, Zara, nuestras firmas del calzado y productos en general no avanzan en los mismos términos.

La única forma de luchar para mantener cuotas de mercado nacionales e internacionales será a través de data-Inteligencia Artificial – personalización-predicción, chatbots, etc.

Nuestros “gigantes nacionales” están siendo objeto de una relevante disrupción como lo fueron las librerías y otras tiendas tradicionales más pequeñas.

El Covid ha supuesto para la población española en general un curso acelerado de transformación digital. Amazon está sacando partido de ello y la Inteligencia Artificial en esas empresas será fundamental para responder el envite.

4. Inteligencia turística de la mano de la IA.

La actividad turística ha recibido un duro golpe con el COVID. No sólo es necesaria su recuperación sino la diferenciación y reinvención de algunas de sus vertientes más obsoletas y que perjudican la imagen del cliente/turista.

España debería aspirar a ser una potencia en traveltec y la IA debería ser el factor que permitiera potenciarlas a través de la  personalización de servicios, la fidelización de clientes y la previsión anticipada de tendencias.

Los fondos europeos de recuperación deberían servir para hacer de España el referente mundial de turismo y tecnología. IA, IoT, realidad virtual, 5G, Smart Cities (destinos turísticos inteligentes).

Una vez más la colaboración público-privada en materia de financiación, compra pública innovadora e internacionalización vuelve a ser fundamental.

5. Agricultura, medio ambiente, reservas naturales y patrimonio.

La IA es la base más sólida para comprender la complejidad de los diferentes ecosistemas y cómo ayudar a la naturaleza a regenerarse cambiando los paradigmas actuales que prevalecen en la agricultura tradicional y la conservación del medio natural.

No es únicamente agricultura de precisión sino la necesidad de regenerar ecosistemas sostenibles donde cultivos y medio natural estén integrados armónicamente.

España es un país muy rico en su diversidad y en la necesidad de afrontar problemas relevantes desde una perspectiva medioambiental: riesgo de desertización, escasez de agua, extensión y diversidad de reservas naturales protegidas…

Las startups basadas en IA y otras tecnologías tendrán nichos relevantes específicos para su desarrollo y competitividad.

Comisión europea y la inteligencia artificial: los fondos europeos especializados en IA pueden encontrar oportunidades excepcionales de inversión

Nos podríamos extender mucho más refiriéndonos a la Inteligencia Artificial aplicada a la seguridad, las ciudades, la industria, el transporte y la logística, los vehículos autónomos, el sector de las energías renovables…

Basta lo dicho como botón de muestra para destacar que aunque la IA tiene un recorrido difícil en Europa, la profesionalización de los fondos especializados en ámbito de la IA pueden encontrar oportunidades excepcionales de inversión que, además, contribuirán al crecimiento del PIB y a afianzar la competitividad de todos nuestros sectores básicos.

Lo mejor está por llegar...

Lo mejor está por llegar...

 

Y lo tendrás en tu e-mail. Opinión, análisis, artículos, tendencias, noticias e invitaciones a eventos exclusivos. Apúntate y, Make it happen!

¡Genial! Suscripción hecha ;-)