Por Manuel Bonilla

Partner de LUA

@manuelbonilla94

LinkedIn: manuelbonillagavilanes

En LUAfund tenemos muy claro que la clave del éxito radica en las personas que forman el equipo y en el modelo de liderazgo que se implementa a través de toda la cadena de valor de la organización. Por eso, nuestro principal indicador y objeto de análisis tanto a la hora de valorar a la empresa como de decidir si invertir y entrar a participar en ella -o no- son las personas.

No podemos estar más de acuerdo con Steve Jobs cuando postuló que la innovación no es cuestión de dinero, sino de personas. Y es que el mayor activo de una empresa es el capital humano.

Creemos firmemente que el éxito o fracaso de una idea o de un proyecto, que el hecho de que una start-up supere o no las adversidades y llegue a convertirse en una scale-up –una empresa con un alto potencial de escalabilidad- depende en un 90% de la capacidad ejecutiva de las personas que forman parte de su equipo y del nivel de liderazgo innovador que se implemente.

Javier García, Partner de LUAfund, en su artículo sobre la importancia del tamaño empresarial, ya daba una pista muy claro de cuál es el gap o segmento en el que LUA ha puesto su foco a la hora de invertir.

Pero no solo es una cuestión de tamaño:

  • Nos importa también su potencial de internacionalización
  • Que disponga de un alto componente innovador, es decir, que apueste por tecnologías disruptivas como inteligencia artificial, blockchain, ciberseguridad, big data, el internet de las cosas o cloud)
  • Que su modelo de negocio esté testado y que se alinee con los ODS y otros valores que persigan mejorar el mundo.

El nicho que buscamos es claro: empresas que han superado la fase de Venture Capital pero que están antes de las grandes operaciones de Private Equity.

Es lo que denominamos como Etapa Growth: empresas con alto potencial de crecimiento y rentabilidad que representan una grandísima oportunidad de inversión. Pero, ¿nos posicionaremos e invertiremos en cualquiera de ellas? La respuesta es no. Muchas serán descartadas, algo que nos diferencia de otros fondos de inversión de capital riesgo.

Seleccionaremos aquellas empresas en las que el compromiso y los valores de las personas de la empresa estén alineados con nosotros, para que les ayudemos y las acompañemos, mano a mano, a conseguir el reto de la internacionalización y el de multiplicar la generación de valor de forma sólida y sostenible.

Si algo nos ha enseñado la historia, y especialmente la pandemia del COVID-19, es que nuestra vida cambia, el entorno cambia y, además, de forma veloz, inesperada y en ocasiones agresiva.

Por eso, muchas empresas se ven forzadas a pivotar y a adaptarse para sobrevivir en un nuevo escenario cada vez más turbulento, competitivo y dinámico.

Hoy, mas que nunca, coexistimos en un mundo cuya definición encaja exactamente con la acepción de mundo VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity). Un mundo altamente volátil, dominado por la incertidumbre, tremendamente complejo y especialmente ambiguo. Y no todas las empresas están preparadas para sobrevivir en este marco.

Es el momento del liderazgo innovador y de la inteligencia ejecutiva.

Vivimos un momento histórico sin precedentes. No hay libros, ni manuales en las universidades o escuelas de negocio que expliquen y marquen las pautas de cómo actuar.

El coctel compuesto por el Covid-19 y la irrupción de la Economía Digital ha exigido que un proceso como la digitalización de la sociedad (prevista a realizar de forma paulatina y planificada) se haya acelerado e impuesto para que sea de forma inminente e imprevista.

Los hábitos de consumo se han visto forzados a cambiar. El acceso a determinados canales de distribución ha desaparecido. Los valores del consumidor, del cliente y del usuario -y por tanto su escala de prioridades y preferencias- han cambiado.

Sin duda, el capital humano de las organizaciones se ha visto afectado de múltiples formas, y la incertidumbre y el riesgo se han convertido en elementos del día a día.

Por tanto, es necesaria una transformación que vaya más allá de lo digital y que, de hecho, ya nos viene impuesta por el mercado: nuevos modelos de liderazgo, de dirección y de gestión -tanto del talento, equipos y personas, como de modelos de negocio- para poder sobrevivir.

Un nuevo Know How ha llegado para quedarse y que ya está reseteando todo lo anterior. Aquellas organizaciones y profesionales que no sean capaces de adaptarse y evolucionar quedarán fuera de juego.

Por ello, el equipo de LUA, que cuenta con su propia metodología, se implicará con las empresas invertidas en todos los procesos de transformación y de gestión del cambio, así como a lo largo de toda la cadena de valor para acelerar su crecimiento.

De ese modo será posible ayudar a la organización no solo en la apertura y consolidación de nuevos mercados -incrementando así su facturación-, sino también en la implementación de metodologías ágiles que maximicen la eficiencia y beneficios de la empresa.

Y para ello, si ya era necesario que la empresa contase con personas dotadas de toneladas de talento, hoy todavía es más necesario que cuenten con toneladas de talante.

Es el momento del liderazgo innovador y de la inteligencia ejecutiva. Por eso, buscamos líderes y personas capaces de hacer que las cosas pasen (de ahí nuestro lema Make it Happen!).

Con ilusión, pasión, humildad y alineados en valores. Porque para nosotros la persona es lo más importante y el elemento clave que precipita la reacción de la fórmula del éxito de una empresa.

Lo mejor está por llegar...

Lo mejor está por llegar...

 

Y lo tendrás en tu e-mail. Opinión, análisis, artículos, tendencias, noticias e invitaciones a eventos exclusivos. Apúntate y, Make it happen!

¡Genial! Suscripción hecha ;-)