Por Javier García

Partner de LUA

@javisensum

LinkedIn: javisintetia

Las empresas se construyen a través de relaciones humanas sólidas. Son las personas las que colaboran, crean, visionan, ejecutan, tienen pasión, actúan con valores y se inspiran en propósitos. La familia es un gran motor para cada uno de nosotros. Nos impulsa a mejorar, la cuidamos, nos motiva para crear un legado. En los negocios, también. Las empresas familiares son críticas. Tienen capacidades demostradas para innovar, para internacionalizarse, para crecer y, en definitiva, se han convertido en grandes oportunidades para invertir y crear una gran impacto social y económico para nuestra sociedad.

¿Sabías que según el Instituto de Empresa Familiar en España estas empresas aportan casi el 60% del PIB privado?

Una empresa familiar es aquella cuyo propietario o fundador, y su familia, posee más del 20% de las acciones o ejerce un control de los derechos políticos (de decisión) en la empresa, superior al 20%. Según el Instituto de Empresa Familiar, en España hay más de un millón de estas empresas y aportan casi el 60% del PIB privado. 

empresa familiar

Fuente foto: https://www.iefamiliar.com/la-empresa-familiar/cifras/radiografia/

Pero hay más. Las empresas familiares son una fuente de oportunidades de inversión, por su rentabilidad y estabilidad a largo plazo y, a la vez, por su impacto socioeconómico. Y esa es una de las razones por las que nos gusta esta tipología de empresas en LUA.

En septiembre de 2020 se publicó un magnífico informe elaborado por Credit Suisee para la Family Enterprise FoundationThe Family 1000: Post the Pandemic (familyenterprisefoundation.org)

La base de datos de este informe está compuesta por más de 1.000 compañías globales, familiares y no familiares, a las que se les siguen desde 2016.

Los datos constatan que, desde el momento inicial de la encuesta hasta la actualidad, las empresas familiares que cotizan en bolsa incrementaron su capitalización un 66% más que las no familiares. Otros estudios, con otras bases de datos, confirman esta misma tendencia.

¿Por qué invertir en empresas familiares? 

Los inversores en bolsa depositan su confianza en empresas donde los familiares o los fundadores tienen un peso muy relevante. Pero, sobre todo, apuestan por empresas familiares de gran trayectoria y presencia internacional. Por esa razón el valor de capitalización dentro de las empresas familiares crece más en los estratos medios y altos que en las más pequeñas. 

En este sentido, no sólo importa ser o no familiar, sino el tamaño. El tamaño empresarial y la forma de creer, si es sana, orgánica y con una propuesta de valor muy diferencial en el mercado, es diferencial para los inversores.

¿Cuáles son las razones por las cuales ocurre esto?

empresa familiar

Los factores determinantes en la financiación de empresa familiares

Uno de los factores decisivos NO es que sean empresas cotizadas en sí. Lo crítico está en que son empresas donde los datos muestran con mucha contundencia algunos factores que para mí son determinantes:

1. Son empresas con unos valores muy sólidos y arraigados en la familia.

Saben muy bien cuál es su negocio, saben anticipar tendencias, pero sobre todo tienen una pasión por la excelencia, por dejar un legado. Y esto yo lo palpo personalmente todos los días cuando piso sus instalaciones. 

Las grandes familias empresarias, coticen o no, quieren dejar huella, hacer de su empresa algo que quede para la posteridad. Mejorar lo que han hecho sus generaciones pasadas. Tienen una motivación que va más allá de un resultado financiero. Pero, lo curioso (que en realidad no lo es tanto), es que esto les aporta más rentabilidad y más capacidad de resistir. 

La motivación por el trabajo bien hecho, un producto/servicio excelente, la conquista de más y mejores mercados y nunca dejar de sorprender el cliente, son condimentos muy sólidos en las empresas familiares de éxito. Cuando la motivación va más allá de sólo maximizar beneficios, la gestión es más eficaz, la pasión impera y la voluntad de trabajar en el largo plazo y con paso firme se afianza. 

 

Las grandes familias empresarias, coticen o no, quieren dejar huella, hacer de su empresa algo que quede para la posteridad. Mejorar lo que han hecho sus generaciones pasadas. Tienen una motivación que va más allá de un resultado financiero.

empresa familiar

2. Por otro lado, las empresas familiares, y está constatado, invierten más en I+D e innovación. Y cuando cotizan en bolsa, aún más.

Detrás de la gran mayoría de las marcas que podemos adquirir en un supermercado existen sofisticados procesos de investigación, de mimo, de cuidado, de ir más allá, de mejora continua.

Invertir en I+D es complejo, sobre todo si sólo te colocas en una posición estrictamente financiera: implica adoptar decisiones de gastos/inversiones ciertas frente a ingresos inciertos. Y tomar decisiones en contextos de incertidumbre es más difícil en empresas controladas por financieros (lo tengo que decir).

Por eso en LUA siempre hablamos de personas, de valores y construir un capitalismo consciente. Y, como no, de un nuevo modelo de estrategia financiera que hemos denominado Finanzas Ágiles

invertir en empresas familiares

Las familias empresarias cuando creen en su producto, visionan el camino, saben dónde está el potencial de negocio, aunque tengan incertidumbre, invierten. Y, muchas veces, las cosas salen bien, sobre todo si hay método, rigor y un gran esfuerzo. Una empresa familiar con un gran legado suele tener un gran olfato. 

Si lo hace bien, los procesos de prueba-error a la hora de invertir en innovación es un caldo de cultivo de conocimiento que les hace fuertes. Si te guías estrictamente por criterios de corto plazo, los problemas y las goteras aparecerán por algún sitio… 

Por eso, en LUA nos gusta facilitar el crecimiento empresarial, aportar capacidades para medio y largo plazo, sobre pilares robustos de corto plazo. Apoyados en empresas con familias y líderes comprometidos, que cuidan de sus equipos y los empoderan.

empresa familiar

3. Otro factor relevante es que las empresas familiares optimizan muy bien el capital.

Así también se constata cuando las analizas, y el propio informe de Credit Suisee lo hace. Tienden a usar la deuda de forma más controlada, miden muy bien la productividad de sus inversiones, cuidan el capital gastando gota a gota y el criterio fundamental es crear valor. Cuando no hay sentido de permanencia se tiende a usar de forma poco efectiva el recurso de la deuda, o se toman —en ocasiones— decisiones con poco sentido. 

4. No obstante, como todo en la vida, la fórmula del éxito no es tener más de un % del capital y con eso ya estás vacunado ante cualquier cosa.

En el cementerio hay grandes compañías familiares, y que también han cotizado durante muchos años. 

El secreto está en que las familias profesionalicen la gestión (sin matarlas de burocracia, pero con buenos protocolos familiares), tengan siempre una cartera de proyectos por hacer, experimentar y llevar a cabo, exista una vocación continua por la mejora, atender y sorprender a los clientes, buscar nuevos mercados de forma incansable.

Hoy el futuro pasa por crear compañías antifragiles, como diría Nicholas Taleb, empresas curtidas en la incertidumbre, curtidas en la búsqueda constante de mejoras, apoyadas en el talento más diferencial (no sólo por sus currículums). Personas comprometidas, con pasión, en ambientes laborales excelentes y donde las buenas ideas no se maten, sino que se refuercen y realcen. Hay pocas compañías que lo logren y lo hagan año tras año, y se mantengan eternamente jóvenes.

Las empresas familiares bombean mucho oxígeno a sus territorios, y sus familias suelen devolver a su tierra mucho de lo que les ha dado.

empresa familiar

5. Otro aspecto diferencial de las empresas familiares es que les gusta crear ecosistemas.

Están apegadas a su territorio, buscan proveedores locales (fiables), invierten en compañías más jóvenes para capturar ideas, innovar y mejorar su portfolio de producto. 

Las empresas familiares bombean mucho oxígeno a sus territorios, y sus familias suelen devolver a su tierra mucho de lo que les ha dado.

Cada día convivo con empresarios que buscan que su ciudad, su Comunidad Autónoma y su país (casi por este orden) se fortalezca y crezca. Esos ecosistemas son críticos porque permiten afianzar centros de innovación (público-privados), colaborar con universidades, incluso crear vehículos con los que invertir con otros empresarios en cooperación. Ejemplos los veo todos los días en Alicante, Valencia, Barcelona como hub, Valladolid, Galicia, Extremadura, Málaga, Granada, País Vasco o incluso en mi querida Asturias.

Hay una gran oportunidad en España para invertir en este tipo de compañías familiares y el radar de LUAfund está puesto ahí

Nosotros invertimos en empresas NO cotizadas, y esperamos que algunas acaben cotizando en algún mercado.

Buscamos invertir, acompañar y hacer crecer a esas empresas en sus ecosistemas, con una familia o empresarios de gran talento, con valores y compromisos arraigados, que quieren dejar un legado (y nosotros queremos facilitarles que lo hagan). 

Invertimos en empresas con proyecto de crecimiento, equipos comprometidos y cualificados, tecnologías que faciliten escalar (vender en más mercados y de forma más eficiente). Y ponemos a su disposición no sólo capital, que también, sino sobre todo el saber hacer y toda la experiencia de un equipo gestor y un equipo de asesores de máxima experiencia en hacer crecer empresas. 

Y lo hacemos apoyando a esas familias donde ellos podrían tener más dificultades: sobre todo en la internacionalización, ampliar canales de distribución o incluso ayudarles en una cultura organizativa más digital y orientada a un managament que fomente aún más su potencial de innovación.

Hay una gran oportunidad en España para invertir en este tipo de compañías. Las empresas no cotizadas pueden superar en rentabilidad a las cotizadas. Por esa razón, queremos ser un trampolín para que crezcan, sean más rentables y dejen esa huella creando empleo de calidad, generando riqueza y haciendo partícipe a todo ese ecosistema. 

LUA Fund nació para hacer crecer empresas, y esto es una de las mejores políticas económicas que pueden existir

Nada hay más poderoso para crear renta, productividad y riqueza que tener empresas sólidas, con buenas raíces en nuestro país y que, desde aquí, vendan en todo el mundo. Y con ello, estamos cuidando a la familia, y… ¡no es nada personal!

Lo mejor está por llegar...

Lo mejor está por llegar...

 

Y lo tendrás en tu e-mail. Opinión, análisis, artículos, tendencias, noticias e invitaciones a eventos exclusivos. Apúntate y, Make it happen!

¡Genial! Suscripción hecha ;-)