Por José Luis Casal

Asesor de LUA. Senior Advisor. Experto en modelos de negocio digitales

@jlcasal

LinkedIn: /jlcasal/

Momentos complicados los que estamos viviendo, y seguro que muchos nos sentimos impotentes al no saber cómo poder arrimar el hombro, salvo cumpliendo restricciones y aportando a tal o cual proyecto que fabrica material, respiradores o algo más directo como aportaciones a bancos de alimentos… Todo mientras incluso los no creyentes piden a quien sea que lo de las vacunas funcione y podamos borrar más pronto que tarde esta pesadilla de nuestras cabezas. Pero en el siguiente artículo conocerás algunos ejemplos de crowdsourcing que demuestran cómo la tecnología puede ser una gran aliada.

Gracias a Internet, los medios sociales y la analítica de Big Data-driven, hay un número de proyectos en los que cualquiera puede involucrarse desde casa. Además, podrían jugar un papel importante para limitar la pérdida de vidas causadas por la pandemia del coronavirus y las futuras.

Ejemplos de proyectos e iniciativas que simplemente no habrían sido posibles durante las pandemias y epidemias anteriores. ¿Por qué? Porque no se disponía de la infraestructura para alentar a la gente a participar, como tampoco para reunir y procesar datos a la escala necesaria.

Pero primero de todo… ¿qué es el crowdsourcing?

El concepto crowdsourcing lo acuñó en 2006 Jeff Howe, editor de la revista electrónica Wired. Crowd significa multitud; sourcing, abastecimiento.

La idea es sencilla: extrapolar una tarea que a priori realizaría un grupo pequeño de expertos para que participen en ella infinidad de personas interesadas.

O como el propio Howe explicó en su día: “una convocatoria abierta que reúne a los más aptos para desarrollar las tareas y contribuir aportando las ideas más frescas y relevantes.”

Ejemplos: el Crowdsourcing de los datos para hacer frente a la Covid-19

La mayoría de estas iniciativas se basan en datos y demuestran cómo el uso de crowdsourcing para obtenerlos puede mejorar nuestras posibilidades de vencer la enfermedad.

Los datos de crowdsourcing también actúan como un honeypot para la tecnología médica y las compañías farmacéuticas. La recogida de datos para crear vacunas y curas a través de iniciativas convencionales de investigación y desarrollo es enormemente lenta y costosa.

Se tratan de iniciativas que antes no hubiesen sido posibles debido a que nuestra capacidad para recopilar e interpretar datos de forma colaborativa estaba menos desarrollada.

A nivel personal, también pueden ser útiles para aprender más sobre cómo los datos de origen colectivo se están utilizando para resolver los problemas globales de hoy en día.

Así que ahí van algunos ejemplos de crowdsourcing que deberías conocer:

Kaggle: el portal de ciencia de los datos de Google

Si ya tienes conocimientos y experiencia en ciencia de los datos, entonces encontrarás muchas cosas en las que puedes ayudar en Kaggle, el portal de ciencia de los datos de fuente masiva de Google.

Con los conjuntos de datos en vivo de la Organización Mundial de la Salud recopilados por la Universidad Johns Hopkins, así como con una biblioteca de 29.000 artículos publicados, puedes poner tus habilidades a trabajar asumiendo tareas que incluyen la predicción de la propagación del virus, cuánto tiempo es probable que afecte a ciertas partes del mundo, o cuál será el impacto de factores como el clima, la economía, etc. en las estadísticas generales.

Si bien es una excelente manera de participar y aprender más sobre la ciencia de los datos pero en tu caso estás más familiarizado/a con lo básico (o no dispones de tanto tiempo para desarrollarlas), otras organizaciones están ofreciendo maneras de ayudar.

Folding@Home: computación de datos médicos para hacer frente al Covid-19

Es un proyecto de larga duración que utiliza la potencia de computación donada para simular el plegado de proteínas, así como para ayudar a abordar otros problemas de datos médicos.

Desde el brote de COVID-19, Folding@Home ha comenzado a utilizar la energía de reserva de las computadoras ‘ociosas’ en los hogares de las personas para procesar datos, con la esperanza de identificar las proteínas del virus que podrían ser atacadas con la medicina.

Todo lo que necesitas hacer para involucrarte en esta iniciativa es descargar el cliente y ejecutarlo en tu ordenador.

La cantidad de potencia de computación donada al proyecto desde que comenzó el COVID-19 ha superado ya un exaFLOP: 1.000.000.000.000.000.000 de operaciones de computación por segundo.

Otro sitio dedicado al modelado de plegado de proteínas en crowdsourcing es fold.it

Y aquí también puedes participar en una serie de rompecabezas que, si bien son divertidos y educativos, también podrían ayudar a realizar importantes avances científicos.

Uno de los desafíos actuales consiste en diseñar una proteína con propiedades antiinflamatorias para ayudar a tratar a los pacientes cuyo sistema inmunológico ha desencadenado un exceso de inflamación, un efecto secundario de la infección por coronavirus que puede ser mortal. Si no tienes capacidad de computación de repuesta, otra opción es donar tus datos.

La aplicación C-19 Symptom Tracker: correlaciona síntomas y casos diagnosticados de COVID-19

 

Ha sido desarrollada por investigadores del King’s College London y recoge información anónima para establecer qué síntomas son probables de significar que solo tiene un resfriado, y cuáles indican un contagio por Covid-19. Un sistema que ayuda a saber cuándo es recomendable el aislamiento para evitar que el coronavirus se propague.

Este proyecto utiliza el machine learning (inteligencia artificial) para hacer precisamente eso, y hasta ahora, más de dos millones de personas se han inscrito.

Sus datos están ayudando a establecer que la pérdida del olfato y el gusto son algunos de los indicadores más comunes, un hecho que no se reconoció ampliamente en los primeros días del brote del coronavirus.

 

Otro ejemplo de crowdsourcing hecho para humanos y no para máquinas: Coronavirus Tech Handbook 

Para obtener una colección de información de origen público diseñada para ser analizada por humanos en lugar de máquinas, echa un ojo al Coronavirus Tech Handbook, dirigido por el ‘taxónomo de crisis’ Edward Saperia.

Este manual comenzó como una colección de información médica dirigida principalmente a médicos y profesionales de la salud, pero rápidamente se ha convertido en un compendio de conocimientos y consejos sobre temas que van desde la higiene y la seguridad, hasta cómo hacer frente al trabajo en casa y la escuela.

Si tu situación concreta te ha llevado a desarrollar algunos conocimientos especializados o estrategias, este podría ser un excelente lugar para compartirlos.

 

Innocentive: datos para combatir el coronavirus 

Y para terminar, otro ejemplo de portal de crowdsourcing que ha puesto en marcha una serie de iniciativas destinadas a recopilar datos sobre la mejor manera de combatir la COVID-19.

Actualmente, se está recopilando información con el fin de poner a disposición del público bases de datos de soluciones y servicios que han surgido en respuesta al coronavirus en todo el mundo, así como para destacar las áreas en las que se requiere una mayor investigación sobre el impacto del virus.

Ninguno de estos ejemplos de iniciativas de crowdsourcing habría sido posible sin la tecnología de la que disponemos ahora

Sin duda, aquí tienes grandes ejemplos de proyectos e iniciativas que simplemente no habrían sido posibles durante las pandemias y epidemias anteriores, simplemente porque no se disponía de la infraestructura para reunir y procesar datos a la escala necesaria, y no había tantas formas, como los medios de comunicación social, para alentar a la gente a participar.

Como decía Manuel Bonilla en su artículo sobre innovación empresarial: “La innovación no es cuestión de dinero, sino de personas.”

Por supuesto, una vez que esta terrible epidemia esté bajo control, el próximo desafío será mantener el impulso para desarrollar nuevas soluciones que, con suerte, impedirán -en primer lugar- que se produzcan futuras pandemias.

Mucho ánimo a todos y recordad que, falte lo que falte… ¡ya falta menos!

Lo mejor está por llegar...

Lo mejor está por llegar...

 

Y lo tendrás en tu e-mail. Opinión, análisis, artículos, tendencias, noticias e invitaciones a eventos exclusivos. Apúntate y, Make it happen!

¡Genial! Suscripción hecha ;-)